Los Restaurantes vegetarianos Artemisa nacieron en el año 1990 como los primeros restaurantes vegetarianos en Madrid en ofrecer una cocina sana, pero con una elaboración esmerada, marcando de esta manera la diferencia con los locales que ya existían con una opción vegetariana más básica y definiendo el camino a los que vinieron después.